• Sexualidad ConSentimiento

Cosas básicas que debes saber sobre... VIH/SIDA

Comenzamos una nueva sección del blog donde escribiremos sobre cuestiones importantes y que generan cierta duda, preocupación, ideas erróneas o interés en torno a la sexualidad.

En este caso, y en plena pandemia, nos centramos en "la otra" pandemia: VIH/SIDA.


Te invitamos a que nos escribas, comentes este post o nos contactes por RRSS si hay algún tema del que te interese que hablemos!



¿Qué es el VIH?


VIH son las siglas del Virus de Inmunodeficiencia Humana, y forma parte de las varias ITS (infecciones de transmisión sexual) o como también se las denomina ahora ITG (infecciones de transmisión genital).


Como su nombre indica, se trata de un virus que afecta al sistema inmunitario humano (da igual orientación del deseo, identidad sexual y de género, edad, clase social…). Una vez entra en nuestro cuerpo, y siempre que no hayamos tomado una profilaxis pre-exposición (PREP) o post-exposición (PPE) que evite la infección, el virus se encargará de “anclarse” en nuestras células, desarrollando progresivamente un cada vez más elevado numero de copias de sí mismo y, a la vez, matando las defensas y debilitando nuestro sistema inmune.


No debemos confundir VIH con SIDA: el VIH es el virus que causa la infección, el cual con el tratamiento adecuado y la adherencia correcta podemos llegar a sobrevivirle y convivir con él (tratándose así como una enfermedad crónica); mientras que el SIDA es la última fase de la infección a la cual, sin tratamiento ni adherencia correcta (u otros factores como patologías previas agravadas o algunas enfermedades concomitantes) se puede llegar una vez desciende en exceso el número de defensas de nuestro cuerpo, dejándonos casi “desprotegidxs” frente al virus y pudendo llegar a la muerte.


IMPORTANTE: tener VIH no es tener SIDA. El SIDA no “se pega”. El VIH no se contagia, sino que se transmite. Tener VIH no es sinónimo de muerte. Tener VIH no es pérdida de calidad de vida.


¿Cómo se transmite?


El VIH no se contagia ya que fuera del organismo no sobrevive más de 30-40 segundos. Es por esto que no podemos hablar de contagio (como sí con otras infecciones que por vía aérea o con gotículas de saliva el contagio sin contacto es fácil, como la gripe o el actual coronavirus) sino de transmisión, pues necesita unos “medios” específicos para que esto ocurra.


Pensemos en la transmisión como un camino por carretera: necesitamos un vehículo que transporte el VIH por la carretera de la transmisión. Esos vehículos son sangre, semen, líquido preseminal, fluídos vaginales, mucosas (anal y vaginal). ¡Ojo! La leche materna también es un vehículo, aunque de esto os hablaremos en otro artículo. Estos vehículos, para ser transmisores, necesitan aparecer en cierta cantidad y con cierta carga viral para que sea infectivo. Pero generalmente no es algo que podamos controlar en nuestras prácticas sexuales.


Estos vehículos trasladan el virus hacia un túnel o puerta de entrada, la cual debe permanecer abierta para poder producirse la infección. Esas puertas son las mucosas (ojo! tienen capacidad de infectar pero también de “absorber” los fluidos con carga viral, por eso aquí contamos también los ojos o la boca, aunque es cierto que la probabilidad de infección es menor), el glande (sisi, si lo tocas verás que tiene una superficie porosa capaz de ser puerta de entrada) y las heridas abiertas (profundas, con acceso a torrente sanguíneo: NO cicatrizadas, NO padrastros, NO heridas poco profundas en piel sana. ¡Cuidado con las heridas en la boca/encías!).


Por lo tanto, para que se produzca la infección, necesitamos que el vehículo pueda hacer el recorrido por carretera y encontrarse esas puertas abiertas, cosa muy factible si tenemos penetraciones (especialmente anales y vaginales) sin protección.


IMPORTANTE: el VIH NO se transmite por saliva, ni sudor, ni lágrimas, ni tocándonos, ni abrazándonos, ni conviviendo, ni compartiendo el baño, ni con estornudos, mocos o escupitajos… SOLO por los vehículos antes mencionados SIEMPRE QUE haya una puerta de entrada abierta.


¿Cómo poner una “barrera” al túnel y, por tanto, a la posibilidad de infección?


La manera más sencilla y accesible es utilizando preservativos: uno por cada práctica, agujero y persona. Pueden ser condones insertivos (o para penes/dildos; si, ¡a los juguetes también!), o receptivos (para vagina y/o ano).


También, aunque menos accesible, podemos encontrar en la cartera de servicios sanitarios públicos (y sólo en el Centro Sanitario Sandoval en el caso de la Comunidad de Madrid) la PREP o profilaxis pre-exposición, que consiste en tratamiento antirretroviral tomado diario o con otra pauta ANTES y DURANTE las prácticas desprotegidas. OJO: protege de VIH pero no de otras ITS/ITG, por lo que se recomienda usar en combinación con el condón.


Podemos tomar ciertas pautas de reducción de riesgos para disminuir la posibilidad de infección como son:

  • Evitar que eyaculen en la boca, y si ocurre, escupir y no tragar.

  • Evitar sexo oral con gengivitis o heridas/encías sangrantes.

  • Controlar el tiempo de exposición en las penetraciones, esto es, a menos tiempo “a pelo” menos riesgo, PERO NO RIESGO CERO ni es un método barrera.

  • Hacerte/haceros (sisi, también en pareja) chequeos periódicos de VIH-ITS para saber que todo va bien. Según tu actividad sexual, mínimo cada año-año y medio (¿sabías que existen pruebas rápidas gratuitas y anónimas que puedes hacerte en algunos Centros de Salud y cuyo resultado tarda 20 minutos? Busca en la web de la Comunidad de Madrid).

  • Comunicar tu estado serológico si es positivo y crees que has podido transmitirlo: para cortar la cadena de transmisión y para hacer diagnósticos precoces con mejores resultados.

  • Si no quieres/puedes disociar consumo de alcohol/drogas del sexo, conócete muy bien e identifica tus límites. A mayor pérdida de control, mayor probabilidad de exposiciones a prácticas de riesgo. Ojo con las drogas vasodilatadoras, facilitan la penetración pero también el riesgo de sangrado.

  • Practica la asertividad sexual y el consentimiento: si la otra persona no quiere f****r a pelo y tú sí… no lo fuerces ni intentes convencerla, respeta su decisión. Si eres tú quien no quiere, es legítimo, di que no y no te sientas obligadx. Si no hay acuerdo pero queréis seguir con el encuentro erótico… ¡hay más prácticas a parte de las penetraciones! No os quedéis con las ganas de seguir conociéndoos.

  • ¡Habla de VIH! No te cortes, no es nada que esconder ni que evitar. Rompe mitos e ideas erróneas, facilita información, acaba con el estigma.


Tratamiento frente al VIH


Actualmente el TAR o TARGA (Tratamiento Anti-Retroviral de Gran Actividad) consiste en un combinado de fármacos que, suministrados generalmente con una posología diaria, “encierra y controla” al virus dentro del cuerpo evitando su multiplicación y atrasando o evitando la llegada a la fase SIDA.

Este tratamiento es tan efectivo y tiene tan buenos resultados (siempre que se siga correctamente la suministración del mismo) que a día de hoy podemos hablar de ¡personas mayores que conviven con el VIH! Sí sí, abuelitxs con VIH, algo inimaginable hace 20 o 30 años ¿verdad?


También podemos hablar de INDETECTABILIDAD, esto es, un control tan eficaz del virus con una disminución tal del mismo en el cuerpo que se considera “indetectable”, y lo que es mejor, INTRANSMISIBLE. Llegar a niveles de indetectabilidad mejora la calidad de vida y la salud sexual de las personas que conviven con el virus, así como frena y corta las posibles cadenas de transmisión. Ser indetectable hace IMPOSIBLE la transmisión de VIH.


IMPORTANTE: indetectable=intransmisible.


¿Te has quedado con dudas? ¿Quieres que hablemos de VIH, ITS o salud sexual? Escríbenos o solicita un asesoramiento con nosotras 😊


©2020 por Sexualidad ConSentimiento